La caspa aparece cuando menos te lo esperas y suele estar relacionada con el estrés, los cambios de estación o el uso de champús inadecuados. De la misma manera, tu cuero cabelludo puede recuperar el equilibrio y confort con unas sencillas pautas: - Para acabar con ella, lava tu cabello masajeando suavemente con las yemas de los dedos, sin rascar con las uñas, y aprovecha el momento para activar la circulación cambiando la temperatura del agua, de caliente a fría. El champú anticaspa KADŌ Men va de perlas. - Si añades un chorrito de vinagre en el último aclarado, dejará el cabello brillante y te ayudará a mantener a raya los hongos causantes de la caspa. - Evita tener el cabello húmedo durante mucho rato y opta por cortes que dejen el cabello suelto y ligero. Olvídate de ceras y gominas. - Y recuerda añadir alimentos ricos en zinc a tu dieta, como los huevos, las ostras, las semillas de calabaza o el chocolate negro. - Si el problema persiste, visita a tu dermatólogo.

Volver atrás