Mantener la piel libre de brillos es más fácil si sigues estos sencillos consejos. ¡Manos a la obra! Primero: piel muy limpia. Limpiar y tonificar la piel es esencial, no sólo para eliminar cualquier resto de maquillaje, sino para mantenerla libre de grasas e impurezas. ¿Cuándo? Por la mañana y antes de ir a dormir. ¡Sin excusas! Segundo: una buena base. El truco perfecto para alisar la piel y minimizar los poros, manteniéndola hidradada: Pre-Prime KADŌ. Te encantará su efecto “segunda piel”. Tercero: toque de polvos. Ya sean compactos (Compact Powder KADŌ) o sueltos (Loose Powder KADŌ), te ayudarán a fijar la base y a matificar la tez. Llévalos siempre en el bolso. Cuarto: absorber excesos. Durante el día, presiona levemente tu piel con un pañuelo de papel o lámina absorbente. ¡Lista de nuevo!

Volver atrás