Estar todo el día a remojo es una delicia para soportar las altas temperaturas, pero también hace que nuestro cabello tenga que “soportar” unas condiciones que acabarán por dañarlo. ¿Cómo evitarlo? Antes, PREVIENE: Moja tu cabello con un spray relleno de agua, aplícate un poco de acondicionador o sérum y hazte un favorecedor recogido. Después, REPARA: La gama Repair Care es completísima para reparar, fortalecer y hacer que tu cabello luzca radiante. Un truco para que el cloro y el salitre no afecten tanto a tu cabello es enjuagarlo siempre con agua dulce y fría, justo después del baño. Y no olvides sanear tu cabello cortándote las puntas, tanto antes como después de las vacaciones. ¡Tu cabello lo notará!

Volver atrás